Pepe Sand, íntimo con Interior Futbolero TV

Sus comienzos y su relación con el fútbol, su familia y más fue lo que contó José en esta entrevista realizada en su Corrientes natal, cuando cumplía el aislamiento obligatorio durante el parate por la pandemia que vivieron los futbolistas entre marzo y agosto.

 

Su infancia

El papá de Sand era muy futbolero, por lo tanto, desde muy chico vivió el fútbol muy cercano. “Jugábamos al fútbol las 24 horas del día”, expresó. No se acuerda de algún Mario Bros que se jugaba en ese momento de su infancia, o algún Batman, pero sí se levantaban y jugaban al fútbol con sus hermanos.

Sus primeros pasos en el Club Barrio Norte, en Bella Vista

“Somos todos hinchas de Barrio Norte”, cuenta Pepe sobre el club donde se formó. Nacieron ahí y su padre fue Presidente de la institución y técnico. “Teníamos conjuntos de Navarro Montoya y de Chilavert”, le contó a Interior Futbolero.

Pepe admitió que no siempre se destacó en la delantera, sino que comenzó siendo arquero hasta los 9 años, y dejó porque lo ponían nervioso al hacerle tantos goles. Su madre optó por aconsejarle a su padre cambiarlo al centro, ya que sabía jugar al fútbol. En su categoría hacía diferencia por su aspecto físico, subió de categoría más rápido que sus compañeros y cuando se dio cuenta, había llegado a River Plate.

César Sand, el crack que no fue

Carmen, su madre, contó que su hijo era muy bueno pero no quería correr. “Yo tengo vergüenza, no voy a jugar más”, le dijo César porque su padre lo retaba. Pepe confiesa que “era un zurdo clásico de enganche, daba buenos pases, pero no le gustaba correr para nada”. Su padre, en cambio, un día le dijo que no iba a verlo más jugar al fútbol porque lo mortificaba no verlo correr, entonces le pidió que se dedique al campo si no quería practicar ningún otro deporte, y así fue. Mientras que Darío fue el hermano que se colgó los guantes. Hoy en día ataja en Agropecuario y ayuda cuando puede en Haras Sand.

El día que Pepe le robó la camioneta a su papá

Cuenta Néstor “Negro” Lugo, un amigo de la infancia, que querían salir a bailar a algún lado. Entonces sacaron empujando la camioneta y llegaron al boliche. Pepe chocó un auto Citroen con la camioneta y su amigo salió despedido. Llegó el padre al hospital y lo hizo pintar la camioneta en modo de castigo mientras los demás chicos estaban de vacaciones.

Su difícil paso por River y su idolatría en Lanús

De insultos a ser aplaudido, así fue su paso por los primeros clubes que lo recibieron a Pepe en Buenos Aires, sacando a Colón que fue quien se encargó de hacerlo debutar en Primera. “No estaba enojado con la gente de River. Los primeros seis meses anduve muy bien, entraba en el segundo tiempo y hacía goles. Lo que pasó es cuando me empiezan a prestar y me compra Lanús, en el primer partido contra River la gente me silvaba y no entendía por qué, entonces festejé el gol”.

 

Lanús: su lugar en el mundo

“Sacando a Racing, Argentinos y Tigre que me fue muy mal, siempre me fue bien en los equipos que fui prestado. Tuve un paso muy bueno, no con la cantidad de goles en Lanús pero siempre peleando por torneos y llegando a Copas Internacionales. Lanús es mi casa. Siempre voy a estar agradecido”, expresó sobre el lugar en donde se siente completo.

Su relación con Ramón Cabrero

“Ramón me bancó mucho, el primer partido me expulsaron contra Independiente. Metí varios goles entre los primeros y también a Banfield. Él siempre dijo que fui muy importante para el campeonato de 2007, nadie me reconoció como lo hizo él. Siempre decía que fui muy importante cuando vine, que casi la mitad del campeonato fue aporte mío. Me dejó muy marcado”, acotó sobre el primer técnico que lo dirigió en el Granate.

Sus goles en Lanús

“Siempre hacía cuentas para ver si iba a poder llegar o no. Tenía pensado estar como técnico y entrar para patear los penales, si no volvía, je. Siempre fue un anhelo ser el máximo goleador de Lanús, es un orgullo enorme estar en los libros después de tanto que luché porque me cerraron varias veces las puertas y pude volver, salir campeón y hacer muchos goles. Para mi, siempre va a estar en mi corazón”.

 

La familia Sand y los caballos, su otra gran pasión

César Sand cuenta que “nunca pensamos en tener caballos, mis abuelos los tenían. El Pepe me dice, ‘¿qué te gustaría hacer?’ Le dije que me gustaban los caballos. Entonces compramos un caballo, el primero se llamó Joselito”. Así empezaron y hoy tienen un trabajo serio y familiar. Darío contó que “trata de ayudarlos en lo que sea posible en la estancia”.

César también habló de la relación de sus hermanos con los caballos y manifestó que “meten presión, Darió opina y Pepe pide no acostumbrarse a perder”.

José, además, agrega que “los caballos son como criaturas, una vez que les enseñaste qué hacer son muy inteligentes. Ellos mismos te van marcando lo que pueden hacer”.

El futuro

Le preguntaron si en algún momento piensa dirigir y respondió: “Pienso que sí, en algún momento me va a tocar. Primero me voy a preparar bien, voy a estudiar y analizar todo el fútbol. Hacer viajes y ver si estoy preparado”. Actualmente Pepe, de 40 años, es el máximo goleador de la historia de Lanús, con 130 tantos y cuatro títulos bajo el brazo.

 

Por Melanie Martina.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POSICIONES

Acosta: “Cada partido es una final y cada minuto un regalo del cielo”

Así vive su vuelta al fútbol Lautaro, quien de a poco suma minutos para ver como responde su rodilla. El Laucha se mostró con cautela sobre su futuro, pero no ocultó su banca al plantel y cuerpo técnico. “Veo un equipo maduro, solido, que más allá de lo que se pueda decir hizo un gran primer semestre. No nos olvidemos que estábamos haciendo cuentas por el promedio”.

Leer Más

Somos sitio recomendado por

NOS APOYAN: