EL MEA CULPA DE DIEGO

Braghieri se refirió a la jugada previa al segundo gol de Kashiwa Reysol en la que le cobraron en contra un penal polémico. “Un central no se tiene que tirar en el área a los pies”, consideró el zaguero. Y sobre la decisión del árbitro, opinó: “Son seres humanos y se equivocan como nosotros”.

Fallo-inexistente-Braghieri-Lanus-REUTERS_CLAIMA20140807_0051_27

Las imágenes -totalmente desafortunadas- todavía le dan vueltas por la cabeza. Lo torturan. Seguramente habrá soñado en estos últimos días con esos segundos terribles que tuvo previo al segundo gol de Kashiwa Reysol en la Suruga Bank que perdió Lanús en Japón. Diego Braghieri aún recuerda ese momento en el que le salió todo mal: primero le pifió a la pelota cuando trató de cortar un pase largo no muy preciso; después se arrojó para bloquear el tiro de Kudo y el árbitro coreano Kim Jong-Hyeok sancionó la pena máxima, aunque no hubo contacto. Todo esto, claro, a tres minutos para que finalizara el partido y cuando parecía que el equipo de Guillermo Barros Schelotto estaba mejor perfilado anímicamente para quedarse con el trofeo.

Ya de regreso en el Sur del Gran Buenos Aires, el propio defensor se refirió a la jugada y fue autocrítico con su rendimiento. “Me quedó bronca por la situación del penal porque un central no se tiene que tirar en el área a los pies. Yo traté de tirarme para sacarle la pelota limpia al delantero, pero también fallé en el inicio de la acción”, reflexionó el futbolista de 27 años, visiblemente arrepentido por esa maniobra del juego que protagonizó y que fue clave en el desarrollo. Y sobre los penales en contra que le cobraron a Lanús tanto en Japón como en Belo Horizonte ante Atlético Mineiro, opinó: “Queda la espina de los fallos arbitrales, que te joden (sic) bastante. Pero ya está, ellos son seres humanos y se equivocan como nosotros”.

Si bien los jugadores están mentalizados en lo que será el debut en el Torneo de Transición ante Belgrano, el miércoles a las 18 en La Fortaleza, la desazón por este presente impensado no desaparece. “Todavía queda el malestar, la bronca y el sabor amargo por una derrota que -para mí- fue injusta y con un penal que no fue. La idea era ganar las dos finales, pero no pudimos y nos quedó la espina clavada”, reconoció el zaguero nacido en Las Parejas. Y agregó: “Ya está, se perdió y ahora hay que pensar en lo que viene porque hay cosas lindas por ganar. Trataremos de salir adelante en el campeonato local”.

La autocrítica de Diego Braghieri

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POSICIONES

Acosta: “Cada partido es una final y cada minuto un regalo del cielo”

Así vive su vuelta al fútbol Lautaro, quien de a poco suma minutos para ver como responde su rodilla. El Laucha se mostró con cautela sobre su futuro, pero no ocultó su banca al plantel y cuerpo técnico. “Veo un equipo maduro, solido, que más allá de lo que se pueda decir hizo un gran primer semestre. No nos olvidemos que estábamos haciendo cuentas por el promedio”.

Leer Más

Somos sitio recomendado por

NOS APOYAN: