EL FINAL ES EN DONDE PARTÍ

Esteban Andrada debutó en Lanús en una definición por penales en Copa Argentina ante Barracas Central y se despidió de la misma forma, aunque esta vez la suerte estuvo de su lado y la del Granate, que avanzó a la próxima fase ante Douglas Haig. El arquero ya se hizo la revisión médica en Boca y firmará contrato por cuatro temporadas.

La Copa Argentina une la historia de Esteban Andrada con Lanús, de principio a fin. Su primer partido y el último, ambos con definición por penales, se registraron en el certamen federal, con sendos rivales de dos categorías inferior al Granate, aunque con distinta suerte desde los doce pasos.

El 7 de febrero de 2012 fue el día del debut oficial del Flaco con el buzo granate. En el estadio Padre Martearena de Salta, el equipo de Gabriel Schurrer no podía quebrar el cero ante Barracas Central -de la B Metropolitana- y en los penales caía 8-7 en una larga tanda. Batacazo y eliminación de la Copa Argentina. No fue el estreno soñado para Andrada, está claro.

Su despedida, seis años y medio más tarde (en el medio estuvo a préstamo en Arsenal), encontró muchas similitudes con aquella presentación. Después de un arranque dubitativo, Lanús le ganaba casi sin despeinarse a Douglas Haig por el gol de Joel Martínez, pero no supo cerrar el partido y Cristian Duma lo empató a 11′ para el pitazo final, en una de las pocas veces que le llegaron con claridad al arquero mendocino de 27 años, en una noche muy especial.

Sin embargo, para fortuna del Gato, la historia cambió en los penales y los dos remates fallados por el Milan de Pergamino lo hicieron irse con una sonrisa. Su final ya estaba escrito, con la Copa Argentina como nexo y Boca en el horizonte inmediato.

“Para mí llegar a Boca es un sueño, la luché mucho desde abajo”, fueron las primeras palabras de Andrada como refuerzo del Xeneize, tras superar con éxito la revisión médica y listo para firmar contrato por cuatro temporadas con el equipo de La Ribera.


Sobre las metas del ahora ex arquero del Grana en su nuevo club, expresó: “Tengo el objetivo claro de dar el máximo. Llego a un equipo grande y quiero estar a la altura porque sé que el margen de error es muy chico. Hay que estar fuerte de la cabeza. Un error te puede costar la carrera”.

Andrada también habló sobre su relación con Guillermo Barros Schelotto cuando el Mellizo era entrenador de Lanús. “Con Guillermo tuve un trato normal, en ese momento estuvo Marchesín y yo por ahí no tuve la posibilidad de atajar, pero me llevo muy bien con él”, aseguró.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POSICIONES

Acosta: “Cada partido es una final y cada minuto un regalo del cielo”

Así vive su vuelta al fútbol Lautaro, quien de a poco suma minutos para ver como responde su rodilla. El Laucha se mostró con cautela sobre su futuro, pero no ocultó su banca al plantel y cuerpo técnico. “Veo un equipo maduro, solido, que más allá de lo que se pueda decir hizo un gran primer semestre. No nos olvidemos que estábamos haciendo cuentas por el promedio”.

Leer Más

Somos sitio recomendado por

NOS APOYAN: