“ME PASÓ ALGO, PERO YA NO TENGO NADA…”

El Chino Romero dejó en claro que está óptimo para que el cuerpo técnico lo tenga en cuenta en lo inmediato. “Me hicieron estudios y dio todo normal. Me falta mucho desde lo físico porque no tuve pretemporada, pero estoy con ganas de volver a estar”, aseguró el delantero.

Diapositiva10

La de Silvio Romero fue la novela del mercado de pases de invierno que más captó la atención y la preocupación de Lanús. Primero porque Guillermo Barros Schelotto lo esperaba con los brazos abiertos para sumarse a un plantel que lo necesitaba para afrontar un semestre muy competitivo. Y, después, por la noticia de que Morelia de México desistió de comprar su pase por un virus que contrajo en Francia y que le afectó su sistema respiratorio.

Se dijeron muchas cosas, es cierto, pero lo concreto es que el Chino está de regreso en el Sur del Gran Buenos Aires. Luego de que los estudios que se le realizaron en la Fundación Favaloro dieron bien, el delantero cordobés comenzó la puesta a punto con la intención de dar una mano lo antes posible. Como se lo apreció el sábado bajo la insistente lluvia, mientras el equipo se enfrentaba a Gimnasia y Esgrima La Plata en un amistoso, él trabaja a contrarreloj con el preparador físico Javier Valdecantos. Y está entusiasmado como nunca.

-¿Qué hablaste con Guillermo? ¿Cómo se puso al saber que regresabas?

-Conversamos de cuáles son sus intenciones y las mías. Fue una pequeña charla para manifestar nuestros puntos de vista. No nos planteamos objetivos sino que dialogamos sobre la parte humana. Ambos estamos contentos de que yo esté acá. Él me recibe bien y está feliz de verme con el grupo. Más allá del jugador, antes hay una persona.

-¿Cómo se vivió en el ámbito familiar lo que te pasó?

-Cuando uno no sabe bien del tema médico, por ahí lo confunden algunas palabras y eso genera un ambiente que no es el ideal ni el deseado. Los médicos hablan de manera técnica y uno, desde cierta ignorancia, no entiende que puede ser simple o complejo. Quizás el “no podés jugar” era por una semana, quince días… abarcaba mucho. No fue bueno para mi familia ni tampoco para mí. Después, comprendo el mensaje subliminal: no fue absolutamente nada, sólo un virus que se sigue estudiando. Todo dio normal.

-¿Cuál fue la señal de alerta?

-Lo que tuve fue mucha falta de aire, mareos… en varios entrenamientos, no en uno nada más. Me realicé algunos estudios para ahondar un poco más. Por suerte me entrené el sábado y hoy con normalidad, hice gimnasio y fútbol con mis compañeros. Me falta mucho desde lo físico porque no tengo pretemporada. Hago doble turno. Estoy contento y con ganas de volver a estar.

-¿Qué te afectó concretamente?

-La parte respiratoria. No sé si fue alguna comida o bebida que ingerí al llegar del país o si lo traje del extranjero. Es algo que ahora no se sabe, veremos si más adelante hay más certezas. Me pasó algo, pero ya no tengo nada. Estuve con médicos, deportólogos, cardiólogos, radiólogos y todo dio normal. Cuando regresé, me atendió un médico y me preguntó: “Si Lanús está para jugar mañana contra Boca, ¿cómo estás?”. Y le dije que no creía que estaba para jugar. Entonces me hice los estudios y él me contestó que si Lanús jugara mañana contra Boca, yo podría estar.

-¿Y por qué pensás que en México no te quisieron?

-No sé por qué desistieron de mi compra… Si los estudios dieron normales y tiraron todo para atrás igual, es un tema de ellos.

-¿Te llegó la versión de que Lanús te quería para afrontar los octavos de la Libertadores?

-Sí, y tenía la valija medio lista, ja. Estaba con muchas ganas porque era un momento en el que no tenía continuidad en Francia. No sé por qué no se dio, no me dieron el porqué, lamentablemente. Hablé con (Javier) Valdecantos y mis compañeros y les dije que quería. No hay que echar culpas.

Mirá el video con la nota a Silvio Romero

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POSICIONES

Somos sitio recomendado por

NOS APOYAN: